miércoles, 13 de agosto de 2014

Vida























Vida unida a muerte soy,
mi intensa turbación, no lo ve,
aceptar, entender, que esta existencia,
es sólo mía.


Perdonarme, para poder discernir,
frenar mi mente, de prejuicios.
de como deberían ser las cosas,
de como deberíamos ser tú y yo.


Dejo al alma deslizarse entre tus ojos,
y entonces, sólo entonces,
te encuentro a ti, amor mío.