miércoles, 10 de septiembre de 2014

Amor ciego.





Vive en mi barrio, hace tiempo que la observo, cuando me  cruzo con ella por la calle, espío sus gestos, la expresión de su rostro.

Siempre va acompañada por alguien que me tiene enamorada, no puedo evitarlo. Al comienzo, cuando aún no había perdido la vista por completo, iba acompañada de un bastón. Él, se uniría a su vida un tiempo después, cuando estuviera "preparado".

 Recuerdo el primer día que me los encontré paseando, ambos, inseparables, en ese momento  surgió mi "flechazo".

Me la encuentro corriendo a menudo por un parque cercano, con él.

Ella parece que vuela,  como el mejor de los pájaros, sin miedo  a su propia oscuridad.

Hoy, por sorpresa, me los encontré en el hall de la  oficina. Me preguntó por un despacho anexo al mío, y yo ¡tonta de mi! Le dije: “a la derecha” entonces ella me tendió su mano para que  la acompañara, porque en ese momento no entendí...

 La agarré llena de amor, por verla a ella, por respirar su energía. Él   me olió,olió mi cariño, y mientras ella hacía las preguntas pertinentes, este, comenzó a lamerme, y a saludarme, creo que hoy recién  comenzó mi amistad con dos nuevos amigos.