jueves, 7 de mayo de 2015

No Imaginas.























No imaginas que observo siempre atenta tus lunas,
aquellas que definen mis luces y mis sombras,
y en busca de respuestas que aclaren mis hambrunas
te sigo y persevero sin ser yo a la que nombras.

Te obligas cuando escribes a encontrar el aliento
de aquello que define lo que en esencia importa,
y apartando pudores plasmas tu sentimiento
esperando encontrar esa paz que conforta.

Porque tus emociones se convierten en mías
es que advierto la duda, esa que te enmudece
cuando llega el ocaso y se opacan los días.

Quizás pueda entender sólo aquel que padece
las líneas de lo escrito, esas que borrarías
a cambio del amor y lo que éste ofrece.