lunes, 4 de mayo de 2015

Poema de Gavrí Akhenazi



POEMA DE GAVRÍ AKHENAZI 
















¿Y por qué no?
¿Por qué no armar un equipaje dulce
y emprender el camino hacia algún lado
que no esté donde estás?

¿Acaso no hay en la fragilidad un atractivo roto,
algo que se padece y se padece
como un cristal que cimbra cada día cuando hay voz de tormenta?

Ser frágil no es romperse a cada rato.
Es ser frágil nomás.
¿Tiene algo de malo la buena porcelana
o solamente sirve el vidrio durax
para una buena sopa en el invierno?

Y valer poco o mucho ¿qué escala lo estipula?
¿Dónde está escrito el peso y la medida del alma de la gente
o de su don de ser
o de sus manos al acariciar
o de sus ojos cuando se interrogan
la piel en el espejo de los años?

¿Y al fin?¿Qué cosa es un poema sino un modo de ver
o de sentir
o de llorar o de gritar
o una forma de amar y resolver la voz con que no hablamos
de cara a la platea?

Nadie puede decir que un poema no va a impresionar al auditorio
porque en el auditorio hay mucha gente
hay mucho corazón
hay mucha sombra
y hay por sobre todo, alguno que sin duda
se encontrará de pronto en las palabras.

Ese va a contestar o va a llorar
o guardará el poema para leerlo a solas
como aquellas historias que nos llegan de otros
como si fueran nuestras.