martes, 16 de junio de 2015

Desnuda

























Esquivo las preguntas 
y escondo a la memoria los fracasos
que voraces, reclaman su lugar
golpeando mi piel.

La sonrisa claudica y se ausenta de mí
y de esta lluvia amarga,
que no permite siembra ni cosecha.

Camino sin promesas de futuro,
desnuda de emociones
que puedan protegerme
y reniego de abrazos afligidos
que atan las historias de tiempos invisibles.


Intuyo mi evasión
en la absurda impostura que me cubre,
aunque no sé si quiero liberarme
del círculo vicioso de tus ojos.