martes, 16 de junio de 2015

Hasta Cuando.























Abrasa este silencio que me impongo.
Conformando mi duelo sin palabras
se contagia mi vientre del lamento
y me pesa hasta el cuerpo que me envuelve.

Allá, en lo indecible de mi boca
el grito impronunciable de tu nombre
y la  amarga derrota que destruye
de nuevo a la utopía del amor.

Nadie me advierte, soy sólo presencia
buscando guarecerse en lo invisible
de los días sin causas ni motivos.

Cansada de este hastío me pregunto:
¿Hasta cuándo la culpa que mutila
y rebelde se impone al arcoíris?