martes, 16 de junio de 2015

Pulsiones





























Los acentos no marcan mis pulsiones
y desordenan versos que te nombran
sin hallar solución.

No sé en qué momento fuimos lucha
siendo la oveja más feroz que el lobo,
cuando en ella jamás hubo osadía.

Hoy, soy sólo susurro del tornado
que te envolvió furiosa
agitando conciencias.

Nunca dejé de ser tan sólo frágil
y aunque mis líneas muestren vanidad
profetizo mi término en silencio.