viernes, 8 de enero de 2016

¿Abrazos o palabras?



















“Sigo pensando que un abrazo o una mirada son insustituibles frente a la interacción entre dos personas en las redes sociales, es cierto que estas conexiones pueden llegar a acariciar el alma, pero jamás serán igualables a el contacto físico o visual tan necesario para el ser humano desde que nacemos”.

Hace unos días escuché esta frase a un amigo y si me hubiera preguntado qué opinaba, estoy segura de que habría coincidido de forma rotunda con su pensamiento.

Hoy, aún pensando que este criterio no está nada alejado de lo que realmente deberían ser las comunicaciones afectivas, y asumiendo que a través de la pantalla de un ordenador sólo podremos llegar como mucho, a conocer la imagen y la voz del que está al otro lado, es ahí donde la palabra escrita adquiere su máxima dimensión.

Que alguien consiga conocer realmente nuestras inquietudes y tristezas es tremendamente complicado hasta para nosotros, estamos envueltos en tantas capas de realidades y ficciones mezcladas que nos negamos a exponer nuestra fragilidad por miedo a ser lastimados justo por aquellos con los que si tenemos un contacto físico.


A través de internet, la palabra, sin proponérselo, puede revelar mucho de nosotros aunque estemos a miles de kilómetros de nuestro comunicante .Un buen texto o un poema han logrado emocionarme muchas veces más que una caricia física. He llorado y sonreído leyendo ante una pantalla de ordenador, he vivido pues, sensaciones reales.