martes, 16 de febrero de 2016

El cariño no se llora

















Apareció de improvisto, como una estrella fugaz y le dejó la calidez del corazón en sus ojos llenos de sueños. Con la certeza de lo efímero y la experiencia de sus arrugas, prevé el final de tanta luz y esto le embarga de pesadumbre.

El camino continúa y este le debe una deuda de alegría, el cariño no se llora, no debería llorarse jamás.