lunes, 30 de mayo de 2016

Un vuelo a dos.



Poema de Vicente Antón Vives.


















Te cortarás las alas muchas veces
para andar por la arena
y volverán las alas a tu espalda,
renacerán para volar a tiempo
y volarás, y volarán contigo.

Porque has nacido pájaro de siempre,
pájaro de tu nido y de tu árbol
y golondrina y mirlo y calandrella
y alimoche y halcón de Eleonora.

Volar en ti es como en mí llorarme,
es levantar los ojos hasta el cielo
y mirar hacia arriba, muy arriba,
o hacia abajo, allí donde la flora
persigue a las abejas y esparce los colores,
del mar y de las dunas imposibles.

Te cortarán las alas tantas veces
como la lluvia intente acariciarte,
lo harán para inventarse entre tus huesos
y para coronarte en cada cima.
Lo harán porque te envidian con el odio
de los pájaros pobres.
Pero tu volarás porque no necesitas
alas para volar hasta mi mundo.




















Volar en solitario no me gusta,
no es lo mismo sin tí, amigo mío.
Si tú no me acompañas, hasta el aire fatiga
y el sol y el mar, incluso el color de otros pájaros.

Como si no supieras que mi canto
se inventa y se construye con el tuyo,
que mis alas crecieron al lado de tus versos
y mi voz se refleja en tú mirada.

Nada que no me des puedo pedirte,
nada que no me pidas puedo darte,
pero sé que me intuyes si me acerco
nostálgica de sueños a tu sombra.

Y me observas curioso, como sólo
saben hacerlo aquellos que sufren si otro sufre,
los expertos en pájaros y en almas
los que escriben su voz en un poema.