martes, 19 de julio de 2016

Vida.
















De forma compulsiva éste amor que me nace
sin haberlo escogido y se enreda en mi pecho
cual jazmín trepador guiándome hasta un cielo
de azules seductores que eclipsan realidades.

Solo cuando mi voz te nombra se hace grande
y olvida presurosa el estío tan seco
que cruzó por sus ojos marchitando los gestos
de una ilusión vital que se tornó desgarre

Desde ti, hacia el mundo, no hay batalla posible
que la paz de tus labios no pueda desarmar,
y mis sueños te arropan tejiendo amaneceres.

Vida por ti vivida, hallo en las cicatrices
transcritas de tu piel, que solo sabe amar
entreviendo esperanzas que rescindan su muerte.