jueves, 20 de octubre de 2016

Por ti.




Por ti, fui simulacro de poeta
en un andén repleto de utopías

y pájaros salvajes que rehuyen
horizontes mediocres en su vuelo.

Por ti, y entre mis versos, quise ser
aprendiz de sirena con tacones,

deidad que te enamora circundando
tus entrañas de besos clandestinos.

Por mí, tan imperfecta como siempre,
tan frágil en mis días de silencios
que renuncio a envolverme en la nostalgia

de este mar que golpea sin querer.

Por mí, y solo por mí, la desmemoria,
que nunca se aproxima lo bastante
para olvidar pasados en presente
que incluyen a tu boca sin permiso.

Por nosotros, distancias que se eligen,
finales con sabor a despedida
y un amor expandido que mutó

febril en el invierno de mis ojos.