jueves, 20 de octubre de 2016

Vacío de silencios.
















Alguna vez me siento torpe
bajo sus ojos firmes en lo alto,
augures de certezas que solo él intuye.

Y temo este vacío de silencios
que libremente evocan su memoria
provocando un desierto sin final.

Y persevero como el sol
en saber qué persigue por destino.

Por qué fue que acudió sin prescripción
a mi voz de nostalgias
si mis abrazos nunca consolaron
ni mi luz alumbró su firmamento.