domingo, 28 de mayo de 2017

Desde tu balcón.



Nunca reparé en mi miedo a las alturas, solo quería volar hacia algún lugar donde no habitara el desamor. Un paisaje sin nombre lejos de miradas indiferentes repletas de grises.

Me hice la valiente para dar un paso adelante y escribí un the end a esta historia interminable que terminó siendo estéril por falta de cuidados.

A veces, si se me ocurre mirar hacia atrás en un gesto involuntario de nostalgia, puedo recordar lo mejor de lo que fuimos desde la ausencia del rencor, entonces, los vértigos me asaltan inconscientes aún, porque ya no estás en el calendario de mis espacios y lamento profundamente que nuestra historia se diluyera por culpa del viento del odio entre nosotros.

¿Cómo he de dejar de amarte alguna vez a pesar de no volver a amarte nunca más como entonces? Cómo borrar un pasado que nos pertenece pero que nunca más volverá a conjugar presentes o futuros con nosotros?

No resulta fácil cerrar puertas a sitios donde nuestro corazón se niega a volver pero que nos protegían de la incertidumbre del mañana. No es sencillo dejar la única vida que me atreví a vivir hasta ahora para volver a reinventarme.

Y desde tu balcón, que me ofrece la misma luz que me trajiste, contemplo con lágrimas involuntarias a mirlos y gorriones batiendo el vuelo en la inmensidad de su armonía, mientras tú, duermes el sueño de la felicidad que nos protege.


jueves, 18 de mayo de 2017

Para ti.




















Mil motivos te piensan cada día 

aunando mis palabras desarmadas
para ti.



Y solo se me ocurren 
presentes a tu lado que anhelan 
con vehemencia tu piel
y los besos vitalicios donde se refugian 

mis inseguridades.

Y mi voz me repite que te extraña
en un punto impreciso de locura
ausente  de argumentos
para hacerte saber
lo mucho que te quiere.


miércoles, 10 de mayo de 2017

Creía.

Creía que la vida ya me había enseñado todo lo que debía aprender, y en silencio, albergaba una sensación de derrota continua en mis espacios. 

Pensaba, que ya había hecho tarde a aquellos sueños o metas que dejé por realizar al haber elegido ya mi camino.

Sin embargo, después de atravesar   un paraje oscuro y árido en el que la soledad y mis lágrimas fueron las únicas compañeras, descubro, que ningún futuro está escrito por los hombres.


Comienzo a creer que los milagros existen por encima de cualquier religión. 

Porque apareciste por arte de birlibirloque en un día de mis muchos días imprecisos y sin colores, es que comencé a creer en la magia.


 No traes  folleto adjunto que me avise de  tus efectos secundarios y temo, que quizás hayas llegado demasiado pronto a esta isla perdida y sin estrellas en la que todavía me encuentro.

 No tenía prevista tu llegada amor, pero estás siendo mi brújula perfecta.

Y ahora, desde que te conozco, es cuando encuentro que mi biografía tiene aún muchas páginas sin completar y que una nueva vida comienza  lejos de la que ya fue. 


Me dices continuamente  que me quieres y a veces callo, pero te confieso, que muchas otras, quisiera responderte con un verso que hable de nosotros,como hablan  los poemas de amor a sus amantes, o una canción  que te escriba y nos describa para tararearla  cada vez que pienso en ti.

Porque solo se me ocurre besarte sin pausas, y anhelo que cada momento a tu lado se convierta en parte de un infinito donde nuestras ganas de amarnos nunca descansen, es que comienzo a creer que tus ojos son mañanas de esperanzas por venir en los míos.